La Ancianita

Una ancianita fue al banco un día llevando una cartera llena de dinero. LLegó y pidió insistentemente hablar con el presidente del banco para abrir una cuenta bancaria porque “era demasiado dinero”.
Después de discutir mucho la llevaron a la oficina del presidente del Banco, y el le pregunta cuánto quería dinero quería depositar. La anciana dijo que 3 millones de dólares y vacía su cartera encima de la mesa.
El presidente lógicamente tenía curiosidad por saber de dónde sacó tanto dinero la anciana y le pregunta:
– Disculpe Señora, nos ha sorprendido que lleve tanto dinero en su cartera, ¿de dónde lo obtuvo?.
La ancianita contesta:
– Apostando.
– ¿Apostando?, – le pregunta el presidente -. ¿Apostando en qué o cómo?.
La ancianita responde: bueno mire, por ejemplo, ¡le apuesto a usted un millón de dólares a que sus pelotas son cuadradas!.
El presidente no se aguantó, soltó una gran carcajada y le dijo:
– Pero, esa es una apuesta muy estúpida. Señora nunca puede ganar una apuesta de este tipo.
La ancianita lo desafía:
Bueno entonces, ¿usted estará dispuesto a aceptar mi apuesta?.
– Pero claro, contestó el presidente.
– Apuesto un millón de dólares a que mis pelotas no son cuadradas.
La ancianita dijo:
– Ok, pero como hay tanto dinero en juego, ¿puedo venir mañana a las 11h00 con mi abogado para que sea mi testigo?.
– Encantado, – contestó el confiado presidente -.
Esa noche el presidente estaba muy pensativo y nervioso por la apuesta del día siguiente y pasó mucho tiempo mirándose en el espejo sus pelotas, viéndolas de un lado y del otro, una y otra vez. Se examinó rigurosamente y quedó totalmente convencido de que sus pelotas no eran cuadradas y que ganaría la apuesta.
A la siguiente mañana a las 11h00 en punto la ancianita se presentó en la oficina del presidente con su abogado.
Saludaron y confirmaron la apuesta de un millón de dólares a que las pelotas del presidente eran cuadradas.
El presidente aceptó la apuesta de nuevo y la ancianita le pidió que se baje los pantalones para que todos los presentes las pudieran ver. El presidente se bajó los pantalones. La anaciana se acercó y miró sus pelotas con detenimiento y le preguntó que si las podía tocar.
– Correcto, dijo el presidente, un millón de dólares es demasiado dinero y entiendo que quiera estar absolutamente segura.
Volteó el presidente y se da cuenta de que el abogado estaba golpeando su cabeza contra la pared. El presidente preguntó a la ancianita:
– ¿Qué le está pasando a su abogado?.
La ancianita contestó:
– Nada, sólo que aposté con él cuatro millones de dólares a que hoy a las 11h00 iba a tener las pelotas del presidente de este banco en mis manos.

 

One thought on “La Ancianita

  1. Je je je que buen chiste…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *